Te invito a formar parte de la comunidad de bienestar

Sabemos que aventurarnos a nuestro closet, para saber “que puedo sacar”, es una tarea de sencilla a complicada, depende ¿cuántos apegos tengamos?

Es posible que empieces con toda la intención de seguir las enseñanzas del Feng Shui que dice que si hay algo que no has usado durante el último año, es muy probable que no lo vuelvas a utilizar.

De repente es probable que recuerdes la última vez que utilizaste esa prenda y pienses “ah podría volverla a utilizar”, o “recuerdo lo bien que me sentí aquél día” y notarás como tu mente empieza a viajar recordando tantos momentos, que muy probablemente pienses “la voy a conservar un poco más”.

Solo que todas estas cuestiones viven en nuestra mente, la realidad y lo práctico de la realidad es que si ya pasó tanto tiempo, es muy poco probable que la quieras volver a utilizar. Y es ahí en donde empieza el trabajo consciente de “dejar ir”.

 

Dejo ir todo aquello que ya cumplió su misión en tu vida, lo que ya te dejó una experiencia, agradece y permite que alguien más viva una experiencia a partir de lo que tu “sueltas”.

 

Soltar es abrirnos a recibir

 

Es un primer comienzo con la ropa, sin embargo es un ejercicio que puedes trasladar a todas las cosas de tu casa, a hábitos, costumbres, pensamientos, emociones, personas.

 

Date el regalo de ir profundo en esta dinámica.

 

Será un gusto saber de tu experiencia el día del intercambio.

 

Te dejamos 10 tips que pueden apoyarte a la hora de hacer limpieza en tu armario.

 

Son pocas las mujeres que se han salvado de la frase: “No tengo qué ponerme”. Y es que, algunas veces no se trata de la falta de ropa, sino de la organización de nuestro guardarropa.

Para que logres la limpieza de tu closet  con éxito te dejamos 10 consejos para limpiar tu clóset. ¡Manos a la obra!

    1. Sácalo todo

    Así como es importante elegir qué vas a conservar, qué donarás y qué tirarás; también es básico limpiar las repisas de tu clóset.

    Toma nota de las prendas clave que debes vestir según tu tipo de cuerpo

    1. Deshazte de lo que está dañado

    Un consejo básico para limpiar tu clóset es ser objetiva y reconocer cuáles son las prendas que ya no tienen arreglo. ¡No las conserves!

    1. Desenreda los ganchos

    Es muy común que almacenemos mucho más ropa de la que realmente cabe en nuestro armario, lo que causa que los ganchos se enreden. Tómate tu tiempo para acomodarlos, así evitas que se maltraten tus prendas.

    1. Dobla la ropa más pesada (y voluminosa)

    Las prendas como suéteres o pantalones de mezclilla pueden causar demasiado peso en tu armario. Opta por doblarlas para tener un clóset más organizado.

    Shopping inteligente (placer permanente)

    1. Considera qué puedes donar

    Esos jeans que simplemente ya no cierran sólo ocupan espacio en tu clóset. Mejor dónalos a alguien que realmente los use. Si no te convence, también puedes venderlos para tener un ingreso extra.

    1. No desperdicies el piso

    Un consejo para un clóset más organizado : usa el piso para almacenar tus zapatos. Ya sea que pongas tus tenis o tus sandalias; aprovecha este espacio al máximo.

    1. Quita las puertas

    ¿Sufres por el espacio? Prueba quitando las puertas de tu clóset y conviértelo en parte de tu decoración. Además de que te mantendrás más motivada a mantenerlo limpio, lucirá más grande de lo que realmente es.

    Detox integral de tu mundo en 24 horas

    1. Encuentra el orden para ti

    No importa si prefieres ordenar tu ropa por temporada o por colores, lo importante es que encuentres el sistema que funciona para ti. Apégate a él y realmente mantén limpio tu clóset.

    1. Evita la nostalgia

    Aunque te cueste trabajo aceptarlo, los pantalones a la cadera sólo se le veían bien a Britney Spears ¡a principios del 2000!

    Evita apegarte a prendas por que te traen un buen recuerdo o crees que volverán a estar de moda. ¡No acumules!

    Trucos para un clóset en orden, ¡como el de una verdadera Glamourette!

    1. Sigue la regla del 1×1

    No salgas a comprar un nuevo vestido hasta que no te deshagas de alguna otra prenda. Sé realista, ¿realmente necesitas tanta ropa?

    Mantén tu clóset limpio y tu presupuesto en orden siguiendo este consejo.